Servicio de Salud Ñuble
Gobierno de Chile | Ministerio de Salud

Autoridades de salud llaman a prevenir hepatitis por conmemoración mundial

lunes, 28 de julio de 2014

Facultativo del SSÑ explicó que para evitar el riesgo de contagio se deben seguir algunas recomendaciones básicas: uso de agua potable, realizar un prolijo lavado de manos y una manipulación adecuada de los alimentos.

Un fuerte llamado para evitar que los diferentes grupos etarios de la población de Ñuble, contraigan hepatitis, realizó el Jefe del Programa Adulto del Servicio de Salud de Ñuble, Héctor Aguayo, en el marco de la celebración del “Día Mundial contra la Hepatitis”, impulsado por la Organización Mundial de la Salud y que se conmemora este 28 de julio.

“Cuando hablamos de esta enfermedad, hacemos referencia a la inflamación del hígado. La presencia de estos virus y por tanto de estas distintas hepatitis (A, B, C, D, E), se han constituido en un problema de salud mundial”, detalló el Dr. Aguayo.

El facultativo explicó que la hepatitis A,  a pesar de tener un “carácter infeccioso” por consumo de agua o alimentos contaminados, en nuestro país “se encuentra controlada”.  Agregó que “en términos generales tiene un buen pronóstico, un curso relativamente corto y es benigna en su gran mayoría de los casos. Actualmente se está aplicando una vacuna bastante eficiente”.

Sin embargo, entregó algunas recomendaciones para evitar el registro de contagio en la población. “Se recomienda uso de agua potable, un prolijo lavados de manos y una manipulación adecuada de los alimentos y consumir bien cocidos los pescados, mariscos, verduras y hortalizas”,

“Hay que saber que esta hepatitis (A) es contagiosa de persona a persona a través de contaminación con deposición humana, agua contaminada, malos hábitos higiénicos y también está ligada a condiciones higiénicas deficitarias”, concluyó el especialista.

La hepatitis es una enfermedad se produce por la inflamación del hígado y que se manifiesta, con diferente intensidad, a través de dolor de cabeza, ictericia (piel amarilla), náuseas, vómitos, orina oscura, falta de apetito y decaimiento.

Mayor Riesgo

De acuerdo al informe elaborado este 2014 por la Seremi de Salud del Bío Bío, el mayor riesgo de contraer hepatitis se observa en el grupo etario de 15 a 19 años de edad (8.3 por 100 mil habitantes), concentrando los menores de 15 años el 36% de los casos. Asimismo, la  enfermedad se presenta un mayor riesgo en hombres (3.3%  por 100 mil habitantes), mientras que la tasa mujeres es de 2.4% por 100 mil habitantes.

La enfermera de la Delegación Provincial de la Seremi de Salud Ñuble, Olga González, explicó que desde el 2005, se incorporó en el calendario de vacunación la vacuna contra la hepatitis B a los menores de 2, 4, 6 y 18 meses, además el programa  nacional de inmunizaciones contempla vacunar a: personal de salud del sector público; personas que ingresan a diálisis;  personas con diagnóstico de hemofilia.

“Todos los niños independiente de su situación previsional, tienen derecho a ser vacunados gratuitamente en el sector público”, agregó la profesional Olga González.

 OMS identifica cinco virus de hepatitis

El virus de la hepatitis A (VHA) está presente en las heces de las personas infectadas y casi siempre se transmite por el consumo de agua o alimentos contaminados. Se puede propagar también por ciertas prácticas sexuales. En muchos casos la infección es leve, y la mayoría de las personas se recuperan por completo y adquieren inmunidad contra infecciones futuras por este virus.

El virus de la hepatitis B (VHB) se transmite por la exposición a sangre, semen y otros líquidos corporales infecciosos. También puede transmitirse de la madre infectada a la criatura en el momento del parto o de un miembro de la familia infectado a un bebé. Otra posibilidad es la transmisión mediante transfusiones de sangre y productos sanguíneos contaminados, inyecciones con instrumentos contaminados durante intervenciones médicas y el consumo de drogas inyectables.

El virus de la hepatitis C (VHC) se transmite casi siempre por exposición a sangre contaminada, lo cual puede suceder mediante transfusiones de sangre y derivados contaminados, inyecciones con instrumentos contaminados durante intervenciones médicas y el consumo de drogas inyectables. La transmisión sexual también es posible, pero mucho menos común. No hay vacuna contra la infección por el VHC.

El virus de la hepatitis D (VHD) solo ocurren en las personas infectadas con el VHB; la infección simultánea por ambos virus puede causar una afección más grave y tener un desenlace peor. Hay vacunas seguras y eficaces contra la hepatitis B que brindan protección contra la infección por el VHD.

El virus de la hepatitis E (VHE), como el VHA, se transmite por el consumo de agua o alimentos contaminados. El VHE es una causa común de brotes epidémicos de hepatitis en las zonas en desarrollo y cada vez se lo reconoce más como una causa importante de enfermedad en los países desarrollados. Se han obtenido vacunas seguras y eficaces para prevenir la infección por el VHE, pero no tienen una distribución amplia.