Servicio de Salud Ñuble
Gobierno de Chile | Ministerio de Salud

Hospitalización Domiciliaria favorece la recuperación de los pacientes y aumenta disponibilidad de camas en la red asistencial

viernes, 30 de junio de 2017

Cinco equipos de profesionales son los que diariamente se trasladan a los domicilios de los usuarios para controlarlos, administrar tratamientos, realizar terapias kinésicas –respiratorias o motoras-, resaltando la importancia que tiene el trabajo en red para brindar una atención oportuna y de calidad.
La estrategia cobra mayor relevancia durante el invierno ya que permite responder a la alta demanda asistencial de los establecimientos de salud.

Gregorio Pincheira de 67 años, es uno de los usuarios que durante este 2017 es tratado por la Unidad de Hospitalización Domiciliaria del Hospital Clínico Herminda Martín de Chillán (HCHM). Don Gregorio, está muy agradecido por la atención brindada por los equipos de profesionales del recinto asistencial. “He tenido una muy buena experiencia con la atención recibida en casa, porque los profesionales me entregan un trato amable, cordial y humano, que me ha ayudado a recuperarme de las lesiones que me dejó el accidente de tránsito que sufrí”, relató.

Historias como éstas son habituales y se han repetido desde que la Unidad comenzó su funcionamiento a mediados de junio de 2011. Los requisitos para hospitalizarse en casa son padecer una enfermedad que les permita ser derivado a su hogar, tener el consentimiento de la familia para ello, que el domicilio cuente con condiciones básicas como agua, luz y servicios higiénicos, además de que haya un familiar responsable de los cuidados, ser usuario Fonasa o Prais, residir en Chillán y Chillán Viejo.

La labor de la unidad se centra en tratar patologías agudas tales como Enfermedad Pulmonar Crónica reagudizada, secuelados de accidentes cerebrovasculares (ACV) por cuadro neumónico u otro ACV, entre muchas otras, ofreciendo tratamiento de hasta 12 horas. No obstante, también se realiza una función educativa con las familias usando en muchos casos cuadernos de indicaciones con el objetivo de que se entienda la forma adecuada de administrar los medicamentos, enseñándoseles  cómo funciona la red de salud en el caso de las enfermedades que no son tratadas por los profesionales  de la unidad, para que ellos sepan dónde deben acudir.

En los cinco años de funcionamiento se han optimizado los procesos y  aumentado la cantidad de funcionarios que forman parte de esta Unidad. Según destacó la Dra. Mónica Naveillán Jensen, Jefe de Hospitalización Domiciliaria, existe un sello especial que se basa en que “la atención de los pacientes se realiza  de manera integral, tratando de beneficiar a la persona y a sus familias, ayudándolos a avanzar en temas de salud que tengan relación con la patología de ingreso, brindando educación a su familia sobre la condición de salud en general y  entregando información útil sobre cómo controlarlo adecuadamente, de manera que estén bien orientados y sepan dónde deben recurrir, lo que contribuye a una mejor articulación de la red asistencial de la provincia, conectándolos con Especialidades y los Centros de Salud Familiar de ser necesario”.

Actualmente la Unidad cuenta con 5 equipos formados por Médico, kinesiólogo, enfermera/o y técnicos de enfermería de nivel superior, quienes brindan en promedio 45 atenciones en un día hábil y 32 los fines de semana y festivos. Durante el 2016, la Unidad atendió a 1314 personas.

Según explicó Fernando Bustamante, Encargado de Plan de Invierno del Servicio de Salud Ñuble, “considerando la importancia de la estrategia, sobre todo durante esta época, donde se registra un aumento de la demanda asistencial por las enfermedades respiratorias, como parte de la campaña de invierno se reforzó el equipo a través de la incorporación de un kinesiólogo, enfermera y médico con el objetivo de fortalecer el servicio que brinda esta unidad”.

Aunque el aumento de atenciones es una de las ventajas que tiene esta modalidad de hospitalización, lo principal es que favorece la recuperación de los usuarios debido a que al estar en los hogares, la atención es personalizada y en muchas ocasiones más favorable para la recuperación: “Con la hospitalización en casa las heridas se recuperan antes,  la funcionalidad también se produce antes y que los usuarios hacen menos cantidad de úlceras por presión porque los familiares están dedicados exclusivamente a su cuidado. Además desde el punto de vista de salud mental, está demostrado que estar en un ambiente conocido influye positivamente en la pronta recuperación”, precisó la Dra. Naveillán.

Además, los equipos de la Unidad utilizan la teleasistencia, es decir, usan dispositivos móviles para documentar al paciente y solicitar opiniones a otros especialistas como por ejemplo cirujanos o traumatólogos, además de realizar la coordinación del equipo.