Servicio de Salud Ñuble
Gobierno de Chile | Ministerio de Salud

Más de 100 mil personas se encuentran en control en el sistema público de salud por patologías cardiovasculares en Ñuble

miércoles, 12 de agosto de 2020

En el marco del mes del corazón, profesionales del Servicio de Salud Ñuble destacaron la importancia de mantener las enfermedades crónicas compensadas y consultar a tiempo ante síntomas de ataque cerebral o infarto.

Agosto, es el mes del corazón. Una instancia que busca llamar la atención sobre la importancia de adoptar estilos de vida saludable y así prevenir las enfermedades cardiovasculares, que son la primera causa de muerte en el Chile y Ñuble.

De acuerdo a estadísticas del Ministerio de Salud, durante 2019, 27.850 personas fallecieron en el país por enfermedades del sistema circulatorio, es decir, 3,2 muertes por hora. En Ñuble, en el mismo período, se registraron 957 decesos por la misma causa, es decir, 2,6 muertes diarias.

Por ello, en el marco de esta nueva conmemoración, profesionales del Servicio de Salud Ñuble (SSÑ)reiteraron el llamado a prevenir este tipo de patologías; evitables a través de la adopción de estilos de vida saludables.

El doctor, Max Besser, cardiólogo y subdirector de Gestión Asistencial del SSÑ, explicó que “de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), si los principales factores de riesgo conductuales fueran eliminados, se podría prevenir el 80% de las enfermedades cardiovasculares y el 40% de los cánceres. Más aún, un nuevo análisis concluye que el 90% de los ataques cerebrovasculares (ACV) son atribuibles a factores de riesgo modificables; metabólicos y conductuales”.

“Por lo tanto, es fundamental que la comunidad prevenga y para ello, debemos insistir en la importancia de los estilos de vida saludables que consideran: mantener una dieta equilibrada; comer frutas y vegetales; consumir productos bajos en sodio; mantener un peso normal; evitar el alcohol; no fumar y realizar actividad física”, añadió el especialista.

Otra de las preocupaciones es que las personas consulten a tiempo en las unidades de emergencia ante patologías como el infarto o el ataque cerebrovascular. El médico puntualizó que “todos los establecimientos tienen separados los servicios de urgencia para pacientes Covid y quienes presenten otras enfermedades, por lo tanto, frente a patologías como el infarto o el ACV, es vital consultar a la brevedad, considerando que el retraso en las atenciones es perjudicial en estos cuadros agudos tiempo-dependientes”.

Los principales síntomas del ACV son: No poder sonreír de manera simétrica, la imposibilidad repentina de hablar y ser incapaz de levantar ambos brazos al mismo tiempo hacia el frente. Sin embargo, también existen manifestaciones leves como adormecimiento por un período determinado (alrededor de 30 minutos), de un brazo, una pierna o una mano, que aun cuando son menos evidentes.

El doctor Besser, recalcó que “frente al reconocimiento de estas señales, las personas deben acudir de inmediato al servicio de urgencia más cercano. El tiempo es vital pues se estima que por cada minuto mueren dos millones de neuronas. Además, las acciones destinadas a preservar la integridad del tejido cerebral que aún no presenta daño irreversible deben ser instauradas durante las primeras 4,5 horas post evento, especialmente en el caso de la trombolisis, un tratamiento al que es posible acceder en el Hospital Clínico Herminda Martín”.

Disminuir los factores de riesgo

En el marco de la pandemia, es de particular importancia reforzar las medidas de promoción y prevención en salud para evitar la descompensación de pacientes.

En ese sentido, Mary Cielo Avendaño, nutricionista Encargada del Programa de Salud Cardiovascular del SSÑ, señaló que “en la Región más de 100 mil personas están en control por algún problema de salud como diabetes o hipertensión arterial. Lo preocupante, es que, a raíz del Covid 19, se registra un incremento en los factores de riesgo de desarrollar enfermedades crónicas, como el sedentarismo, debido a las cuarentenas, el mayor consumo de alimentos ultra procesados y aumento de peso secundario, así como un mayor uso de sustancias nocivas como alcohol y tabaco”.

“Por lo tanto, la recomendación es adoptar los factores protectores; mantener las patologías crónicas compensadas y seguir en contacto con su centro de salud y los tratamientos indicados por los profesionales, que van desde cambios de conducta, dormir bien y tomarse adecuadamente los medicamentos: esto contribuye a disminuir los infartos al corazón y el ataque cerebral”, remarcó la profesional.

Considerando la alta prevalencia, este tipo de patología están cubiertas por las Garantías Explícitas en Salud (GES), por lo que el llamado es a informarse y consultar.