Servicio de Salud Ñuble
Gobierno de Chile | Ministerio de Salud

En Ñuble se inicia vacunación gratuita contra el Virus Papiloma Humano para todas las niñas de cuarto básico

miércoles, 3 de septiembre de 2014

La acción sanitaria beneficiará a niñas de establecimientos públicos, subvencionados y privados, es gratuita y se aplicará a través del Sistema de Vacunación Escolar.

Más de 3 mil niñas de cuarto año básico de los establecimientos educacionales públicos y privados de la Provincia de Ñuble serán vacunadas contra el Virus Papiloma Humano para protegerlas del cáncer de cuello de útero y otras patologías de transmisión sexual.
Desde este año la vacuna contra este virus se incorporó al Programa Nacional de Inmunización (PNI) del Ministerio de Salud asegurando la protección gratuita de todas las niñas de 9 años.

La vacuna se aplicará a través del sistema de vacunación escolar y se espera inmunizar a aproximadamente 3.120 niñas en la provincia, según detalló el Delegado Provincial de la Seremi de Salud, Luis Rivera. La autoridad sanitaria junto al Director (TP) del Servicio de Salud Ñuble, Iván Paul, dieron inicio a este programa de salud pública en la escuela Los Héroes de Chillán, establecimiento en el que se beneficiarán treinta y cuatro niñas.

El delegado de la Seremi, explicó que «el virus del papiloma produce varias enfermedades, la más importante de ellas es el cáncer cérvicouterino, enfermedad que provoca la muerte de 600 mujeres cada año en Chile”.
La vacuna, precisó, se aplica en dos dosis. “La segunda la recibirán un año después. Es decir, cuando las niñas estén en 5º año básico”.

Equidad en el acceso

Hasta el año pasado, accedían a esta vacuna sólo aquellas familias que podían pagar su costo aproximado de $80 mil por dosis. Por ello, las autoridades destacaron que la medida es un paso para avanzar en la eliminación de la desigualdad entre las mujeres de mayores y menores recursos económicos.

Beneficios de la vacuna

La vacuna protege contra el cáncer asociado al Virus del Papiloma Humano, abarcando la mayor parte de las infecciones causadas por éste. El grupo objetivo apunta a las niñas de 4°año básico, ya que esa edad el sistema inmune responde mejor a la vacuna, explicó el director de salud, Iván Paul.
Con esta inmunización, dijo, además de prevenir el cáncer del cuello del útero protege contra otras infecciones de transmisión sexual, como las verrugas genitales.
La autoridad de salud explicó que este virus produce diversas infecciones, la mayoría de ellas son pasajeras y no presentan síntomas. “Por ello, gran parte de las personas que portan el virus no saben que lo tienen o que lo están transmitiendo. Sin embargo, algunos tipos de virus pueden persistir y causar cáncer del cuello de útero y otros menos frecuentes, como el de ano, pene, vulva, vagina y cáncer de cavidad orofaríngea”.

El directivo detalló que el proceso de vacunación se realizará en los establecimientos educacionales, a los que se dirigirá un equipo del Centro de Salud Familiar más cercano. Añadió que las fechas de vacunación serán programadas por estos centros y las autoridades educacionales.

Con la incorporación de esta vacuna al programa de inmunizaciones, Chile se suma a países como EEUU, Canadá, México, Brasil, Argentina, España, Francia, Alemania, el Reino Unido, entre muchos otros, que han adoptado esta vacunación preventiva con el fin de reducir la aparición del cáncer de Cuello del útero, la primera causa de años de vida potencialmente perdidos en la mujer chilena.

Protección para las Mujeres

Cáncer al cuello del útero: En Chile es la segunda causa de muerte en mujeres en edad reproductiva, registrándose más de 600 muertes por año (50 al mes). Hasta hoy -dado que es curable si se detecta precozmente-, el examen de Papanicolaou (PAP) es la herramienta principal para el control del problema. Este examen es gratuito para todas las mujeres de 25 a 64 años, quienes deben practicarlo cada tres años.

Verrugas Genitales: Más de 7.000 personas en Chile presentan esta enfermedad, en su mayoría mujeres (65%). Los condilomas o verrugas genitales representan más del 30% del total de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) que se diagnostican en los centros especializados. No son graves, pero causan gran molestia y requieren de tratamientos médicos especializados.