Hospitales de Ñuble incorporan nuevo fármaco para infarto al corazón

martes, 2 de diciembre de 2014

Mejores resultados en el tratamiento de la fase aguda del ataque al corazón y disminución de efectos secundarios en el paciente son las principales ventajas del recién incorporado medicamento.

Un nuevo medicamento, con evidencia de mejores resultados y menos efectos secundarios, incorporaron los siete hospitales de Ñuble para el tratamiento agudo del infarto al corazón.
Se trata de tenecteplase, un fármaco que se administra por vía intravenosa para disolver el coágulo que causa la oclusión de la arteria coronaria con la consiguiente muerte o necrosis del músculo cardíaco por falta de oxígeno. Con este tratamiento, conocido como fibrinolisis farmacológica, es posible recuperar el flujo sanguíneo disminuyendo la mortalidad y mejorando las probabilidades de que el paciente tenga una mejor calidad de vida posteriormente.

“Este es una avance muy importante en la calidad de atención porque aunque la terapia farmacológica está incluida en las garantías del AUGE para el infarto al corazón, la incorporación de este medicamento de última generación ofrece más posibilidades de un tratamiento exitoso, se reduce el riesgo de insuficiencia cardíaca y de otras secuelas”, explicó el Director (TP) del Servicio de Salud Ñuble, Iván Paul.
“Pese a su elevado costo, que llega a 560 mil pesos, es decir, cinco veces más que el que se usaba, hay abundante evidencia sobre sus ventajas, las que nos interesa traspasar a la atención de nuestros usuarios”, precisó el directivo.
“Especialmente nos interesaba avanzar en el tratamiento de esta patología que es la que más muerte y discapacidad provocan en la Provincia de Ñuble”.

En 2013, de los 148 pacientes con diagnóstico de infarto al corazón en las unidades de emergencia hospitalaria, un 64% (95) tuvo indicación de trombolisis de acuerdo a los criterios médicos de aplicación de este tratamiento.

“Carrera contra el tiempo”

El tratamiento inicial del infarto al corazón es una carrera contra el tiempo. La sección del músculo del corazón puede rescatarse si se logra restituir prontamente el flujo de sangre a través de la arteria. Por ello, la terapia trombolítica se realiza en los servicios de urgencia y dentro de las primeras cuatro horas de ocurrido el ataque para evitar daños en el músculo cardíaco y otras secuelas, explica la jefa del Departamento Auge del servicio de salud, Andrea Hernández.

Este nuevo fármaco, precisa la profesional, es de más segura y fácil administración. Médicos y enfermeras de los servicios de urgencia de los cinco hospitales comunitarios, de San Carlos y el Hospital Clínico Herminda Martín fueron capacitados en su aplicación por el jefe de la Unidad Coronaria del Hospital Barros Luco.

Es de muy rápida administración, de 15 a 20 segundos por vía intravenosa, a diferencia de los 45 minutos que se tardaba con el anterior medicamento y tiene menos reacciones adversas, comenta Aurora Barra, enfermera supervisora de urgencia en el Hospital Clínico Herminda Martín.
“Su tiempo de acción es más rápido lo que permite derivar oportunamente al paciente a otro centro asistencial, si es necesario”.
Al mismo tiempo, dijo, disminuyen las complicaciones del paciente, se presentan menos reacciones alérgicas y hay un mejor pronóstico y disminución de los días de hospitalización.

Compartir en: Redes Sociales: FacebookRedes Sociales: TwitterRedes Sociales: WhatsApp