Servicio de Salud Ñuble
Gobierno de Chile | Ministerio de Salud

Programa de Reparación en Salud conmemoró a víctimas de violaciones de los Derechos Humanos

martes, 9 de septiembre de 2014

Desde el año 1991 a la fecha más de 21 mil personas en Ñuble han sido acreditadas para acceder al programa. Actualmente, hay 350 usuarios en diferentes procesos de atención.

“Para mí, participar acá, es crecer y tratar de volver a ser uno. Y lo han logrado. Aún no creo que podamos sanar nuestras heridas, pero hemos aprendido a vivir con ellas”. Es parte del testimonio que Magali González Reyes, usuaria del Programa de Reparación y Atención Integral en Salud y Derechos Humanos (Prais), entregó en la íntima ceremonia que realizó la institución para recordar a las víctimas de la dictadura y dar inicio a la semana de “Derechos Humanos y Reparación” que se desarrolla entre el 8 y 12 de septiembre.

 

A la actividad asistió el director (TP) del Servicio de Salud Ñuble, Iván Paul Espinoza, acompañado del subdirector (TP) de Gestión Asistencial, Víctor Rebolledo Fuentes. Los facultativos valoraron el trabajo realizado por el equipo Prais, dirigido por la asistente social, Carmen Gloria Bascur.

 

“Es una labor tremendamente difícil la que aquí desarrollan. Un programa que no sólo se restringe a la atenciones de salud sino que es también una iniciativa de reparación moral a las víctimas y sus actividades de extensión a la comunidad proponen una reflexión que trascienda lo sucedido en el pasado y que sirva a las nuevas generaciones para construir un futuro mejor de respeto irrestricto a la vida y la dignidad de las personas”, expresó el director Iván Paul.

 

El Prais es un programa del Ministerio de Salud que responde al compromiso asumido por el Estado con las víctimas de las violaciones a los Derechos Humanos, ocurridas entre  septiembre de 1973 y marzo de 1990.

Sus  usuarios y usuarias tienen derecho a la gratuidad de las prestaciones médicas que se otorgan en todos los establecimientos de salud de la red asistencial, ya sean consultorios u hospitales públicos. Son beneficiarias  todas las personas y su grupo familiar, afectadas por alguna de las formas de represión política ejercida por el Estado: detención con desaparición, ejecución política, tortura,  prisión política, exilio, relegación, clandestinidad, exoneración por causa política.

 

Por su parte, la coordinadora del programa Prais, Carmen Gloria Bascur, señaló que la iniciativa es parte de una política pública de reparación, no constituye un seguro de salud, pero las prestaciones médicas se otorgan a todos los beneficiarios, independiente de si están afiliados a FONASA, ISAPRE u otro sistema previsional.

 

La sicóloga Bárbara Elgueta, en tanto, recordó que “el Prais se implementó en el país  en 1991, pero sólo catorce años después, en 2005 el programa se instaló en Ñuble dependiendo  del servicio de salud y a cargo de un equipo multidisciplinario integrado por asistente social, psicóloga, psiquiatra, entre otros”.

 

En Ñuble hay más de 21 mil personas acreditadas en el Prais desde la década de los noventa. Actualmente hay 350 usuarios en diferentes procesos de atención.

 

Los objetivos de la iniciativa se fundamentan en contribuir a mejorar la calidad de vida de personas beneficiarias; tratar las problemas de salud físicos y mentales detectados en las personas que vivenciaron hechos de violación a los derechos humanos y contribuir a generar una cultura de respeto hacia éstos.